Voluntad

La mejor descripción de Voluntad que he encontrado en años es esta:  “La voluntad es la capacidad de los seres humanos que nos mueve a hacer cosas de manera intencionada, por encima de las dificultades, los contratiempos y el estado de ánimo”.
Probablemente exista alguna persona cerca de ti que puedas identificar claramente como alguien de voluntad, una persona que se distingue de las demás por su fortaleza.
Quizás puedes observar algún hombre o mujer deportista que se entrega a la práctica en horas extras para mejorarse; la mujer moderna que asume su rol de madre soltera, trabaja y aún así sigue desarrollando sus estudios; el emprendedor que se concentra en hacer crecer su negocio y pese a las presiones y circunstancias sigue adelante entusiasmado; quizás el mejor ejemplo sea alguna persona que luego de una grave dolencia o un accidente, con tiempo y esfuerzo  recupera su salud y su vitalidad.

Destacando que Voluntad se refiere primeramente a una decisión personal, decidimos hacer “algo”,  aunque sea contrario a los deseos del momento. 
La voluntad nos hace avanzar por encima de las dificultades y los contratiempos.
Observa esas arriesgadas expediciones para escalar los picos nevados más altos del mundo, si hemos seguido de cerca algunas de estas escaladas, observaremos claramente como menguan las fuerzas de los escaladores, debilitándose físicamente, pero su voluntad y su decisión de continuar dificilmente se desgastan, ellos continúan hasta su meta, hasta ese objetivo que se fijaron detalladamente pese a las dificultades del entorno y su cansancio físico.
Henrry González,  reconocido expedicionista venezolano, quien ha conquistado las montañas milenarias del planeta, los llamados “Tepuyes”, explica  qué hacen estos seres humanos de voluntad inquebrantable:
1.     Deciden el Objetivo con determinación y claridad
2.     Son realistas, van incrementando la dificultad de sus objetivos, según evolucionan y crecen sus capacidades
3.     Se preparan mental y físicamente para el recorrido durante el tiempo necesario
4.     Se equipan con lo mínimo necesario para la ruta, pues cualquier peso adicional se convierte en una pesada carga inútil
5.     Analizan el terreno, previendo todas las variables posibles
6.     Deciden el día de inicio de su expedición y lo mantienen
7.     Logrado su objetivo, lo celebran públicamente y se reconocen a sí mismo como unas “Ganadores”
8.     Toman su tiempo para recuperarse antes de decidir su próximo objetivo

Este esquema, me resulta ideal y daptable a cualquier objetivo que nos podamos trazar en la vida.

No pierdas el tiempo, no te permitas estar  adormecido, no atrases el inicio de esa actividad provechosa para ti, no le des prioridad a aquellas cosas que no sean importantes,  no esperes a tener el ánimo suficiente para actuar, cumple tu compromiso contigo mismo. Si decidiste cambiar, olvida ya la pereza y la  inconstancia. Decide fortalecer apasionadamente tu voluntad, cada situación  requerirá esfuerzo, pero fortalecerá tu voluntad y te preparará para tu siguiente objetivo.

Recuerda: Un triunfador se hace!
Mariby Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *