Organización

Organizar nuestras metas no solamente será provechoso para planificar nuestras acciones diarias o semanales, cuando estamos claros en qué deseamos y cuáles son nuestras prioridades, provechamos al máximo la capacidad de nuestro cerebro e inteligencia.

Existe en nuestro cerebro una formación que recibe el nombre de Estructura reticular,  un conjunto de neuronas que son responsables del grado de activación de nuestro córtex. Su función fisiológica es la de mantenernos despiertos. Por ejemplo al  despertar en las mañanas necesitamos de cierto tiempo para dejar de estar somnolientos y sentirnos  completamente despiertos, esa función le pertenece a la estructura, pero además de esta importante función, esta formación funciona como una especie de secretaria recepcionista del cerebro, que prioriza y deja pasar sólo aquello que nuestra mente catalogó de “importante”. Todo esto sucede en un mínimo espacio, del tamaño de la uña del pulgar, que se ubica en la zona media de nuestro cerebro.

Los especialistas en neurología afirman que cada asegundo recibimos más de dos millones de estímulos y señales diferentes. Evidentemente nuestra mente consciente no capta toda esta información, y aún aunque así fuera, sería imposible reaccionar con cordura a tal cantidad de estímulos, pues rebasaría nuestras capacidades de respuesta

De manera que la Estructura o formación reticular de nuestro cerebro actúa como un filtro sensorial, que nos señala que información de nuestro medio ambiente es importante y filtra aquellos estímulos que no considera necesarios.

Seguramente notaste algo como esto: Si de pronto te enteras que tu o tu pareja está embarazada, de pronto, comienzas a ver, mujeres embarazadas por todas partes, así como artículos, lecturas y otras cosas relacionadas que de pronto aparecen “Casualmente” en tu vida. Así mismo, si elegiste el vehículo de tus sueños, de pronto ese modelo y ese color inunda las calles. Esto no se debe a que de pronto se multiplicaron los vehículos o las embarazas. No existe nada de magia ni efectos sobre naturales, el motivo es que agudizaste tus sentidos en función de aquello que tu cerebro considera  una prioridad para ti, tu percepción  se agudiza en función de lo que te interesa.

Por ello resulta vital concentrarse en l oque deseamos. Después de hoy entenderás que ese dicho que reza “Cuando el pobre lava llueve”, no consiste más que en utilizar eficaz y fatalmente este valioso recurso natural de nuestra fisiología.

Aprovecha entonces para que tu cerebro te guíe como una brújula hacia   tus sueños. ¿Cómo?

  • Ayúdate con los mapas de logros que te proponemos en ESTRATEGIAS, incluye fotografías, postales, aromas, texturas.
  • Observa algunos videos o lo que creas que te pueda ayudar a visualizar más claramente lo que te interesa.
  • Bríndale los estímul
    os que tu mente necesita, nutriendo tu entorno con imágenes o símbolos sensoriales de tus sueños
  • Identifica claramente las metas y los grandes propósitos que deseas manifestar en tu vida, enfócate y brinda la importancia que merece visualizarlos.

Concéntrate en agudizar las funciones  de este filtro. Recuerda que todo estímulo,  toda información que haya llegado a través de tu sentidos: la visión, el olfato, el gusto, el oído o el tacto es filtrada hasta cierto grado antes de llegar a la corteza cerebral.

                                                                  ¡Un triunfador se hace!

                                                                                                                      Mariby Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *