Cuerpo,  Emociones

El Arte de Atraer

La vida es un paréntesis en la eternidad, cada existencia es el objetivo más importante del Universo y como una máquina transformadora, nos purifica, nos permite el progreso y nos ilumina.

Nuestros cuerpos funcionan como pensiones temporales: un organismo físico es el hogar temporal del alma, que en esencia es eterna.

Eso que llamamos espíritu, alma o yo etéreo habita en un magnífico transporte llamado cuerpo para expresar el deseo de experimentar la vida, plena de gozo físico, de emociones y lecciones, con las instrucciones que el alma elige para su evolución.

Gautama Buda, 500 aC. lo expresaba elocuentemente:

“Somos viajeros de una travesía cósmica, polvo de estrellas dando vueltas y bailando en los remolinos del infinito. La vida es eterna, pero las expresiones de la vida son efímeras, momentáneas, transitorias.

Nuestra existencia es tan transitoria como las nubes del otoño. Observar el nacimiento y la muerte de los seres es como observar los movimientos de una danza. Una vida es como un rayo de luz precipitándose por una montaña inclinada. Nos hemos detenido momentáneamente para encontrarnos unos a otros, para conocernos, amarnos y compartir.”

A través de este mensaje y en la voz de este envase que conocen con el nombre de Mariby Pérez, me permito recordarles que este es un momento precioso, pero transitorio. Es un pequeño paréntesis en la eternidad.

Este es el viaje de evolución eterna que tu alma y la mía emprendimos hace eones de tiempo, construimos en el vientre de nuestras madres estos recipientes, llamados cuerpos, elegimos a nuestras familias, situaciones, entornos y relaciones como vehículos de nuestro ser, para recordar la luz.

Nunca estamos solos, aunque físicamente nos lo parezca y todos tenemos el control creativo de nuestra experiencia de vida, aunque no lo ejerzamos con consciencia.

Somos seres vibratorios, los átomos que nos conforman vibran en las frecuencias que elegimos consciente o inconscientemente, a través de nuestros pensamientos y sentimientos.

Habitamos un Universo vibratorio, pues todo lo que existe está constituido por ⚛ átomos que no son más que mínimas partículas en constante vibración.

Nuestras frecuencias vibratorias de MALestar o BIENestar se sintonizan con las vibraciones similares y atraemos, por leyes exactas y absolutas, más y más de eso en lo que nos enfocamos.

El “Dios de nuestro Ser” ese que habitamos y a su vez nos habita en la sabiduría de nuestras almas no escucha lo que decimos, escucha lo que sentimos y nos complace.

La trilogía en acción coherente, la alineación de tu CUERPO, MENTE y ALMA, es una especie de enorme cámara de tesoros; la diferencia entre los tesoros terrenales de los piratas o antiguos emperadores y la de nuestra trilogía humana es que nuestra cámara de tesoros es absolutamente infinita.

Cuando conocemos qué y quiénes somos, los principios que rigen el Universo y nos enfocamos con inteligencia en lo que deseamos, la energía que crea mundos llamada Dios, nos ayudará a manifestar lo que queremos.

“La verdad te hará libre”, dijo el maestro del amor. Buscar deliberadamente la verdad y la conexión con el bienestar, la alegría y la grata simpleza de la vida e ignorar la escasez, la tristeza y la dificultad es el camino de la plenitud!

Ser felices es una emergencia planetaria, la depresión, la ansiedad, la obesidad y otras pandemias son el resultado de la distracción de la esencia de la vida y de la ilusión de separación que mantenemos con esa energía inagotable que llamamos Dios. Cuánto mejor te sientes, mejores cosas suceden en tu vida.

Existen liberadoras verdades, comprobadas por la ciencia y transmitidas de generación en generación entre las culturas más sabias y antiguas de todo el planeta, que nos guían en ese sentido tan sagrado y tan lógico de ser felices.

No te descuides, no desperdicies tu valioso tiempo desgastándote en relaciones o situaciones que no te agraden.

Feliz eternidad!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *