Emociones,  Relaciones

RELACIONES TÓXICAS

¿Sientes que tu pareja te manipula o te controla? ¿Constantemente sientes inseguridad y tu relación carece de intimidad? ¿Deseas terminar con tu relación porque te hace daño, pero no puedes?

Podrías estar atrapado (a)en una de esas relaciones llamadas “tóxicas”, una dinámica denominada “codependencia”, que si no es atendida podría llevarte a una depresión o a comportamientos compulsivos, al autoabandono e incluso a dañar tu salud física. A pesar de todo el dolor e insatisfacción que acarrea, amar demasiado es una experiencia tan común para muchas mujeres que casi creemos que así es como deben de ser las relaciones.

La mayoría de las mujeres hemos amado demasiado por lo menos una vez y para muchas de nosotras ha sido un tema recurrente en nuestra vida.

Aunque los hombres también pueden “amar demasiado”, no desarrollan tan frecuentemente este mismo patrón de adicción a las relaciones.

¿Qué es amar demasiado?

La autora Robin Norwood, en su best seller “Las mujeres que aman demasiado”, lo explica de la siguiente manera:

• Cuando estar enamorada significa sufrir

• Cuando la mayoría de nuestras conversaciones son acerca de él, de sus problemas, sus ideas y cuando todas nuestras frases comienzan con “él”

• Cuando disculpamos su mal humor, su mal carácter, su indiferencia o sus desaires como problemas debidos a una niñez infeliz y tratamos de convertirnos en su psicoterapeuta

• Cuando leemos un libro de autoayuda y subrayamos todos los pasajes que lo ayudarían a él

• Cuando no nos gustan muchas de sus conductas, valores y características básicas pero lo soportamos con la idea de que si tan solo fuéramos lo suficientemente atractivas y cariñosas, él querría cambiar por nosotras

• Cuando nuestra relación perjudica nuestro bienestar emocional e incluso , quizá , nuestra salud e integridad física, sin duda estamos amando demasiado

Características típicas de las mujeres que aman demasiado:

• Típicamente provienen de un *hogar disfuncional que no satisfizo sus necesidades emocionales

• Recibieron poco afecto y por lo mismo intentan compensar esta necesidad insatisfecha proporcionando afecto, en especial a hombres que parecen de alguna manera, necesitados

• Debido a que esta persona no pudo transformar a sus cuidadores/progenitores en los seres atentos y cariñosos que necesitaba, reacciona profundamente ante la clase de hombres emocionalmente inaccesibles a quienes puede volver a intentar cambiar por medio de su amor

• Sufre una profunda huella de abandono la cual provoca que haga cualquier cosa para evitar que una relación se disuelva, que su pareja se vaya

• Para esta mujer, nada es demasiado difícil, nada es demasiado costoso o tardado siempre y cuando “ayude” al hombre con quien está involucrada

• Acostumbrada a relaciones carentes de amor, la persona está dispuesta a esperar, conservar esperanzas y a esforzarse más para complacer e intentar retener al objeto de su obsesión

• Está dispuesta a aceptar más del cincuenta por ciento de la responsabilidad, culpas y reproches en una relación

• Su amor propio es críticamente bajo y en el fondo no cree merecer amor. En cambio cree que debe de ganarse el derecho de ser feliz, de disfrutar la vida

• Debido a la gran inseguridad que experimentó en su niñez, necesita con desesperación controlar a sus hombres y sus relaciones. Disfraza sus esfuerzos por controlar a la gente y a las situaciones con la máscara de “ser útil”, “eficiente”, etc.

• En una relación siempre está más en contacto con la idea de “lo que podría ser” que con la realidad de la situación

• Es probable que esté predispuesta emocionalmente y a menudo bioquímicamente para volverse adicta a las drogas, alcohol, y /o ciertas comidas en particular los dulces

• Evita responsabilizarse de sí misma fijándose y obsesionándose con personas que tienen problemas por resolver, o involucrándose en situaciones que son caóticas, inciertas y emocionalmente dolorosas

• Es muy posible que tenga una gran tendencia a los episodios depresivos

• No se siente atraída por hombres amables, estables, confiables y accesibles a ella

Hogares caóticos

Un hogar disfuncional es aquel en que se dan uno o más de los rasgos siguientes:

• Abuso de alcohol u otras drogas. (prescritas o ilegales)

• Conductas compulsivas alteran y evitan el contacto honesto y la intimidad en la familia

• Maltrato del cónyuge y/ o de los hijos

• Conducta inapropiada por parte de uno de los progenitores para con su hijo o hija

• Discusiones y tensión constante

• Lapsos prolongados en que los padres no se dirigen la palabra

• Padres que compiten entre sí o con los hijos

• Uno de los progenitores no puede relacionarse con los demás miembros de la familia

• Rigidez extrema con respecto al dinero, la religión, trabajo, demostraciones de afecto, sexo, televisión, los deportes, política.


Si son de los que no paran de quejarse de absolutamente todo, esto les interesa

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *