Emociones

EL CACHORRO HUMANO

Los seres humanos somos mamíferos, nuestros cachorros no deben ser separados de sus madres al nacer. Considera que jamás separamos a un gatito o perrito recién nacidos de su mamá, pero si lo hacemos con nuestros hijos.

La sabia naturaleza nos invita aprovechar el estado de alerta del bebé al nacer, que dura tan sólo 40-60 minutos, luego entrará en un letargo por más de 12 horas. Una vez que sale del vientre de su madre el recién nacido estará muy despierto para cambiar de ecosistema, conectarse y reconocer a su madre y ojalá a su padre, inmunizarse en el contacto con la piel de mamá, apegarse al pecho por primera vez para avisarle al cerebro de mami que es el momento de enviar calostro y Muuuuchas maravillas más!

Según se ha documentado ampliamente en los últimos años por los expertos en cuidados neonatales en Europa, África, India y Estados Unidos, lo peor que puede ocurrirle a cualquier recién nacido, es la separación de su madre, pues desde su gestación en el útero ha permanecido en contacto con ella. Su olor, su temperatura, los sonidos de su corazón y la voz de su madre, representan su “ecosistema” y el único ambiente conocido por el recién nacido, por lo tanto, la piel de su madre es el único lugar en el cual el bebé se siente seguro y protegido. Cuando es separado de ella al nacer, su organismo genera una “respuesta de protesta-respuesta de angustia”, que fueron descritas por vez primera en los bebés de los orfelinatos tras la Segunda Guerra Mundial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *